DEJE SU MENSAJE

EL PODER DEL EVANGELIO

EL EVANGELIO SEGUN SAN MATEO

En general, se puede decir que el propósito de este Evangelio fue ganar plenamente a los judíos para Cristo; esto es, ganar a los aún no convertidos y fortalecer a los ya convertidos. El carácter hebraizante del Evangelio de Mateo... indica que esta es su meta.

Ha sido denominado “el libro más importante del mundo”, “el libro más exitoso que se haya escrito”. Además de ser importante y exitoso, es también verdaderamente hermoso. Leerlo de principio a fin de una sentada es una experiencia emocionante. El libro es sencillamente irresistible. En el principio mismo uno es intrigado por el misterio de los tres catorces. Sigue la emocionante historia de los magos que vinieron “del oriente” a rendir adoración al niño. El Sermón del Monte, con sus bienaventuranzas, el Padre nuestro, y sus muchos otros pasajes preciosos, nos da una mirada penetrante al corazón mismo del Maestro.

Parte de la serie de dieciocho tomos de comentarios escritos por el autor cristiano William Hendriksen sobre las Sagradas Escrituras, El Evangelio según San Mateo es una obra que se enfoca en analizar el contenido de uno de los cuatro libros de las Escrituras en los que Dios presenta, por medio de la historia terrenal de su único hijo, las buenas nuevas a los hombres. Publicado en 1979, el volumen aporta una serie de explicaciones imprescindibles para la comunidad evangélica.

La opinión de varios es que el escritor del libro que abre la puerta hacia los tesoros del Nuevo Testamento “ciertamente no fue Mateo el apóstol”. Hasta donde concierne a la doctrina de la inspiración, no hay objeción a esta opinión. En ningún lugar revela el escritor su identidad. Lo que escribió es anónimo y permanece anónimo. El caso de Pablo es distinto. Cuando dirigió una carta a Filemón, incluyó estas palabras: “Yo Pablo lo escribo...”. En realidad, en el primer versículo de cada epístola se identifica como escritor. Desde luego, el nombre de Mateo aparece en 9:9 y en 10:3, pero en ninguno de estos pasajes se llama a sí mismo escritor.

Sígueme

Autor de más de setenta libros, Hendriksen, quien nació en Holanda el 18 de noviembre de 1900, apunta en la parte preliminar de su obra que la porción inicial del Nuevo Testamento es “un Evangelio orientado hacia el pasado; es decir, hacia el Antiguo Testamento, con sus muchas predicciones mesiánicas, y que proclama su cumplimiento en el presente, a saber, en Jesucristo. Este Evangelio se caracteriza por los patrones de pensamiento y el espíritu de los hebreos”.

En general, se puede decir que el propósito de este Evangelio fue ganar plenamente a los judíos para Cristo; esto es, ganar a los aún no convertidos y fortalecer a los ya convertidos. El carácter hebraizante del Evangelio de Mateo, según se ha descrito en las páginas precedentes, indica que esta es su meta. Con el fin de lograrlo, el énfasis se pone en el hecho de que Jesús es ciertamente el Mesías largamente esperado que se anuncia en las Escrituras hebreas. Por eso, bajo la dirección providencial de Dios, los libros proféticos del Antiguo Testamento son seguidos de inmediato por el libro del cumplimiento de las profecías, Mateo.

Herramienta de lectura necesaria para los creyentes, El Evangelio según San Mateo, editado en español en 1986, constituye un valorable esfuerzo de Hendriksen, quien en vida fue uno de los principales y más respetados exégetas de la Biblia. Con rigor científico, y apoyado en nuevos descubrimientos arqueológicos, el escritor, que estudió en el Calvin College, expone en su trabajo de manera clara una serie de planteamientos lucidos que contribuyen a discernir la Palabra del Señor.

El Evangelio según San Mateo comienza con el árbol genealógico de Cristo. En la actualidad muchos lectores seguramente considerarán esa lista de nombres lo suficientemente falta de interés, como para pasarla por alto. Sin embargo, debemos recordar que Mateo escribía principalmente para los judíos, como se ha mostrado. Esto también explica el hecho de que comienza la línea con Abraham, y no la extiende hasta Adán como Lucas lo hace. Ahora bien, para los judíos las genealogías nunca carecen de interés e importancia. Después de la conquista de Canaán era importante para determinar el lugar de residencia de la familia.

Profesor del Seminario Teológico Juan Calvin entre 1942 y 1952, William Hendriksen sirvió al Todopoderoso en su juventud como pastor, en una congregación cristiana de Estados Unidos, durante quince años. Luego, tras obtener su doctorado en teología, se orientó a examinar con profundidad las Escrituras. Entonces, empezó a darle vida a una labor que lo llevó a publicar un conjunto de libros sobre el Nuevo Testamento y ganar el premio “Gold Medallion Book Award” en 1982.

Jesús dijo a Mateo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Así, en forma sobria y sin atribuirse crédito alguno para sí mismo, relata esta inolvidable experiencia el hombre al que más profundamente concernía. Para más detalles, con énfasis en la grandeza del sacrificio, debemos dirigirnos al Evangelio de Lucas, que nos informa que al levantarse para seguir a Jesús, el publicano “dejó todo”. Es casi seguro que Mateo, que vivía y trabajaba en Capernaum, el mismo lugar que Jesús había elegido como centro de operaciones, había tenido frecuentes contactos con el Maestro y que cuando vino el llamamiento ya le había rendido su corazón a él.

El juicio

El Evangelio según San Mateo, que circula en una presentación de 1066 páginas, entrega un estudio minucioso de los veintiocho capítulos que conforman el fragmento que abre la parte de la Biblia compuesta por los escritos canónicos y cartas redactadas después de la muerte de Jesucristo. En ese sentido, su creador, en alguna ocasión, anotó que “en Mateo se enfatizan todos los pasajes acerca del cumplimiento de las profecías. Además, se hace ver que Jesús vino a la tierra con un propósito”.

El método de enseñanza que más se usaba era el de la “repetición”. La materia que se enseñaba era repetida por el maestro al alumno, y luego por el alumno al maestro. A medida que crecían en número las regulaciones y opiniones, así también la cantidad de material que había que memorizar se agigantaba de año en año y década tras década, hasta que se hizo tan enorme que el rabí Jehuda, más o menos en el año 200 d. C., puso por escrito esta “tradición de los ancianos” en lo que se llama Mishnah, palabra formada de un verbo que significa repetir. Había habido varios intentos previos, pero la obra de Jehuda inmediatamente fue reconocida como la más completa.

Fallecido el 12 de enero de 1982, William Hendriksen, pese a su desaparición física, es uno de los teólogos más valorados en el mundo evangélico. Su erudición, su espiritualidad y su fe son una fuente permanente de conocimientos para quienes estudian el verbo de Dios. Después de su muerte, su fecunda labor a favor del conocimiento de las Sagradas Escrituras fue continuada por su compatriota Simon Kistemaker, siervo del Creador, quien ayudó a engrandecer la obra de su predecesor.

Todo el juicio fue una farsa. Fue un “juicio nulo”. No había la menor intención de dar a Jesús una audiencia justa con el objeto de descubrir en estricta conformidad con las leyes de la evidencia si los cargos en su contra eran justos o infundados. En los anales de la jurisprudencia no hay parodia de juicio celebrado que sea más vergonzoso que éste. Además, para llegar a esta conclusión ni es necesario hacer un estudio de todos los detalles técnicos con referencia al derecho judío de ese tiempo. Diversos autores, basados en varios puntos técnicos, han enfatizado que el juicio de Jesús fue ilegal.

Todos los Derechos Reservados a Celestial Stereo Radio
Emisora Cristiana, Evangelizando al mundo con la palabra de Dios
Colombia 2011 - 2021